viernes, 9 de agosto de 2013

Berisso, buenos pejerreyes del Río de la Plata

Desde Pezcalandia, ponemos a difusión un informe del renegado colaborador del staff.

 Como es sabido, la carnada más rendidora es la mojarra grande, con
buenos pejerreyes se están obteniendo en éstos momentos en el Río de La Plata.
Las temperaturas empezaron a elevarse nuevamente y el pejerrey se con muy buena voracidad, se capturan muchos ejemplares que superan los 900 gramos en una sola salida de pesca.
El pasado sábado, salimos a pescar con mis clientes Claudio, Daniel, Matías y “El Chule”. Partimos desde Marina del Sur, a las 8 de la mañana; el día se presentaba despejado y con vientos leves del sector Norte. Luego de hacer el despacho en Prefectura Monte Santiago, navegamos 50 minutos a la zona de pesca elegida ese día, con una marea que se encontraba en las 2 últimas horas de creciente.
Al llegar armamos los equipos con cañas de 4,20 y 4,50 metros, reeles cargados con multifilamento, líneas de 3 boyas tipo chupetonas, palitos y ping-pon, anzuelos 2/0 ó 3/0 y la bigotera tipo lapicera, que fue la que hizo la diferencia. Encarnamos con mojarras grandes y un buen filet de dientudo.
Ya con los equipos listos, copos gareteadores trabajando y las 3 botellas de ceba realizando la cancha, iniciamos la pesca. Claudio capturó el primer pejerrey, de 1.050 kg; lo mismo a los 10 minutos, Daniel con otro Gran Berisso.
La pesca se estaba poniendo muy interesante, pero la marea estaba cambiando ya que se paraba el movimiento de agua y teníamos que esperar la bajante.
Por la mañana, al inicio la pesca fue espectacular pero a medida que cambió la marea y se acercaba el mediodía, la pesca fue mermando tanto en calidad como en cantidad.
Como se venía cayendo el pique al mediodía, hicimos el parate correspondiente y luego de una picada, seguimos pescando y sacando algunos pejerreyes más. Muchos portes de 35 a 40 cm y cada tanto aparecía alguno grande.
Calculamos que habremos terminado el día con unos 35 pejes en la bolsa, todos hermosos y con unas cuantas devoluciones de ejemplares, que en otro momento serían una delicia.
Las brazoladas utilizadas iban de los 10 a los 20 cm y al final de la línea un puntero con bigotera que nunca falla, y donde van todos los pejes por la libertad en que la misma se mueve.

  
Por Alejandro Marigno
Colaborador Pezcalandia
Guía pesca deportiva
Reservas  15-5316288