lunes, 3 de septiembre de 2018

Pezcalandia y el bastón ideal


Les contamos a nuestros seguidores de Pezcalandia que de un tiempo a esta parte los bastones para caminar se han puesto de moda. Ya sea para dar un paseo por la ciudad, por un parque, para ir a la montaña, a una ruta… Da igual si la excursión es para niños, mayores… gran parte acude con bastones, cuando tal vez ni siquiera estén practicando la ‘nordic walk’ sino simplemente sea un paseo por un camino rural.

¿Son beneficiosos? ¿Perjudican tu salud? Según la UIAA, International Climbing and Mountaineering Federation, su uso excesivo “podría mermar a la larga nuestra capacidad de coordinación y equilibrio. Aparte, de reducir la elasticidad muscular y la frecuencia cardíaca. Te contamos por qué deberías dejar de utilizar tan a menudo los palos.
Beneficios de los palos de montaña
Uno de los tantos bastones ideales son éstos 
-facilitan la subida y bajada de cuestas, especialmente la bajada cuando se va con mochilas y el peso es excesivo
-alivian la presión sobre la columna vertebral y las rodillas, sobre todo cuando quien realiza el ejercicio es una persona mayor o tiene sobre peso. Según la comisión médica de la federación internacional, “esta mejora en el mantenimiento del equilibrio estático reduce la posibilidad de caer o lesionarse al estar sobre terreno suelto”.
-reducen el nivel de esfuerzo, sí, y también de equilibrio. Las personas sanas y fuertes deberían evitarlos.
-el uso del bastón ayuda a mantener la frecuencia cardiaca baja al inicio del esfuerzo. “Esta ventaja no dura mucho tiempo debido a la actividad muscular en la extremidad superior a. Este trabajo cardiaco más elevado puede ser utilizado para propósitos de entrenamiento”, afirma.
Desventajas de los palos de montaña
-técnica incorrecta del uso del bastón: “si la distancia entre el cuerpo y el bastón es excesiva, no solo se pierde la ventaja de reducir el esfuerzo, sino que también se puede crear un excesivo movimiento de torsión. Esto puede poner en riesgo el equilibrio del excursionista.
-disminución de la sensación de equilibrio: “el uso prolongado de los bastones puede reducir la sensación de equilibrio y la capacidad de coordinación del sujeto. Esta desventaja se hace cada vez más evidente y puede conducir a ciertos problemas de equilibrio, especialmente en áreas montañosas difíciles, donde el usuario del bastón no puede usar sus bastones”. De hecho, el tipo más común de accidente de excursionismo, la caída al tropezarse, puede ser ahora un riesgo mayor. Por esta razón los accidentes ocurren incluso durante el uso de los bastones.
-reducción de mecanismos fisiológicos de protección: “una fuerte presión y los estímulos de carga son muy importantes para la normal nutrición del cartílago articular y también para entrenar y mantener el desarrollo y elasticidad de la musculatura. El uso continuo de los bastones disminuye estos importantes estímulos fisiológicos.
-aumento de la frecuencia cardíaca: esto es debido al aumento de actividad muscular en las extremidades superiores, ya que hay que hacer más fuerza y coordinar, y el peso de la mochila a veces no ayuda.
Los palos para andar o palos de montaña hacen además que tengamos las manos inutilizadas para cualquier contratiempo que pueda haber, y en la montaña hay y muy variados. Si te caes, no puedes agarrarte. No puedes sujetarte, y te puedes hacer más daño con el palo o bastón.
Para los mayores, para entrenar, por recomendación médica, son una ayuda, pero si vas a la montaña y el terreno es un poco más complejo, disfruta como siempre de la ruta, que tu cuerpo recupere la forma tradicional de andar y caminar, que es realmente beneficiosa para la salud y seguirás potenciando tu equilibrio. Si los necesitas por salud, que sean bienvenidos.

Fuente Deporte y vida