miércoles, 11 de diciembre de 2019

Montañismo y cambio climático


Las montañas son importantes para los jóvenes", es el lema escogido en la conmemoración del Día Internacional de las Montañas, que celebramos hoy 11 de diciembre. Montañas, juventud y cambio climático deben ser elementos de reflexión en esta fecha dedicada a las cumbres. Compartimos, con la sociedad PEZCALANDIA y nuestras autoridades en particular, esta declaración sobre el futuro de las montañas.

Estamos asistiendo con la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid a un posicionamiento de la juventud europea y española, también desde amplios sectores de población, sobre la necesidad de tomar medidas ante esta emergencia climática que ya sufrimos. Iniciar sin más demora la transición ecológica hacia un nuevo modelo energético y de desarrollo sostenible.
Ha llegado el momento de actuar como ciudadanía, pasando a la acción con actitudes y hábitos dirigidos a reducir el progresivo calentamiento global. La FAM asume con decisión este desafío.
Nuestra Asamblea aprobó hace unas semanas incorporar al art. 2 de nuestros Estatutos "abordar y acometer en nuestros equipamientos y actividades deportivas el uso de energías renovables, la reducción y paulatina desaparición de elementos contaminantes utilizados en la organización de nuestras actividades y competiciones, para afrontar decididamente la lucha contra el cambio climático".
Esto conlleva realizar auditorías ambientales de nuestras pruebas y campeonatos, reciclaje y reutilización de nuestras señalizacionessupresión del plástico o la eliminación del soporte del carné federativo. Esto supone que nuestra organización reduzca cada año más de 300 Tm de emisión de CO2, disminuyendo nuestra huella de carbono, aminorándose de este modo la emanación de gases de efecto invernadero.
También deseamos que la juventud sea la protagonista de los cambios futuros. Y en nuestro caso, los/as jóvenes deben convertirse en guardianes de las montañas y de sus recursos naturales, que están siendo amenazadas por las graves consecuencias a corto y medio plazo del cambio climático. Las amenazas ya están aquí, cada vez hay menos nieve en las cumbres, los glaciares están al borde de la extinción.
Hacemos un llamamiento a los jóvenes de nuestra tierra a tomar la iniciativa y reivindiquen que los pueblos de montaña sean fuentes de generación de riqueza, reciban más atención, inversiones y planes específicos para frenar el gran riesgo de despoblación que sufren en la última década. La migración de las montañas conduce al abandono de la agricultura, a la degradación del suelo y a la pérdida de los valores culturales y de las tradiciones antiguas.
Desde la Federación Andaluza de Montañismo apostamos por planes de inversiones dirigidas a reducir el gran déficit de Andalucía en infraestructuras de montaña destinadas a una oferta de equipamientos básicos como refugios y albergues de montaña, senderos homologados, barrancos y vías de escalada… que nos ponga a la altura de las autonomías del sistema pirenaico que han hecho de estos recursos una "industria verde". Ella atrae anualmente a millones de visitantes, generando riqueza a sus poblaciones de montaña.
En estos tiempos de estrés y vida acelerada, la montaña es el mejor lugar donde descubrir lo sublime del ser humano. En su entorno la vida encuentra su verdadero sentido. Conservemos nuestras cumbres salvajes como los últimos espacios de libertad.
El lenguaje de la montaña es el de los principios éticos del ser humano: el esfuerzo, superación, amistad y solidaridad. Estos son nuestros principios… y nuestros valores. Pero para que haya montañismo debe haber "montañeses". Por eso postulamos que la juventud de nuestros pueblos rurales permanezca como sus antepasados: viviendo de la montaña y en la montaña.
Como enfatiza con acierto Joaquín Araujo, nuestro admirado defensor de las montañas: "La rebeldía de los jóvenes es la última esperanza que nos queda".
Esta es nuestra pretensión en este Día Internacional de las Montañas de 2019.

Por Ramiro Blanco
Staff Pezcalandia
Prensa & difusión