miércoles, 12 de febrero de 2020

El montañismo, cada día gana más seguidores


Les contamos en Pezcalandia que el montañismo nació en Los Alpes, a finales del siglo XVIII y se ha convertido en un deporte de alta demanda, entre quienes aman la aventura extrema. Consiste en la exploración de macizos andinos, a través del ascenso y descenso de zonas montañosas. Aunque el montañismo no es para todos, mucha gente comienza a atreverse a practicarlo por ser un estilo de vida y una forma de exploración de la naturaleza.

Expertos sobre deportes, explican que el montañismo se caracteriza por el gusto de los ascensos y de los trayectos, con el fin de conseguir la victoria llegando a la cumbre.
Tiene varias especializaciones entre las cuales se encuentran: el excursionismo, las expediciones, la escalada deportiva, la escalada de hielo, el maratón de montaña, el esquí de montaña y la bicicleta de montaña.
Entre las cualidades requeridas para practicar el montañismo se incluyen, una buena condición física general. Sus beneficios consisten en el trabajo del aparato cardio-respiratorio y de la mayoría de los grupos musculares del organismo, los cuales son muy intensos. Sin embargo, el enrarecimiento del oxígeno en la altura origina una reducción de la capacidad de trabajo y un aumento de los tiempos de recuperación.
Para los expertos, el atractivo psicológico del montañismo reside esencialmente en la belleza y la grandeza de los sitios, la satisfacción del esfuerzo físico realizado y la alegría de la victoria sobre una naturaleza difícil.
Precauciones y recomendaciones para el montañismo
El montañismo, que se practica en un medio desconocido, con frecuencia inhóspito, del cual hay que saber desconfiar, exige la observancia rigurosa de algunas reglas de seguridad. Un trayecto a gran altura, por encima de los 5.000 metros, implica un ascenso lento, por etapas, para evitar el sofocamiento en la respiración.
El uso de ropas y calzado idóneos es fundamental para evitar caídas, o incomodidades, producto de los cambios de temperaturas.
El escalamiento de peñascos
Este deporte consiste en la técnica de escalar peñascos, de subir pasadizos entre montañas con grandes pendientes y de avanzar por medio de corredores angostos en los bordes de los cerros.
Se deben considerar algunas reglas para evitar accidentes, especialmente por las condiciones del contexto geográfico.
Los riesgos son de orden traumático y es necesario tomar precauciones para evitar accidentes, por medio del uso del equipo adecuado. Existe un alto riesgo de caídas, por lo cual se recomienda practicarlo en grupos y con una prudencia elemental. En ambas disciplinas el deportista debe enfrentarse a temperaturas intensas, falta de oxígeno y a la variación de los suelos por los altos y bajos peñascos.

Por Ramiro Blanco
Staff Pezcalandia