lunes, 28 de marzo de 2022

Pezcalandia y las alergias


Si eres una persona alérgica o en tu entorno tienes familiares o conocidos que lo son, seguramente ya notes o hayas visto que esas personas están sintiendo los síntomas de la alergia pese a que todavía no ha llegado la primavera.
Te contamos en Pezcalandia que existen muchos tipos de alergias, aunque las más comunes y las que más suelen afectar, incluso a personas que ni saben que la padecen, son las alergias primaverales. El polen del ambiente se nos introduce por las vías respiratorias, entran a nuestros ojos y en contacto con nuestra piel y, si tenemos sensibilidad, podemos pasarlo mal. La pregunta que se están haciendo muchos alérgicos es: ¿Por qué se han adelantado las alergias este año? El clima es la respuesta. Hace años que se viene hablando del cambio climático y de cómo los ciclos de las estaciones están alterados. 
Se producen lluvias torrenciales cuando no deberían darse; se alteran épocas muy secas con otras muy lluviosas y viceversa; lo mismo sucede con las temperaturas, que se alternan muy altas o inusualmente bajas en luagres en los cuales esto no es normal; y así un sinfín de fenómenos anormales relacionados con el clima que repercuten en la atmósfera y en la floración. 
No importa que tu calendario marque que estás en el mes de febrero o de marzo. Si miras el mercurio, esté seguramente marcará temperaturas más propias de la primavera aunque esta oficialmente aún no haya llegado. Lo notas en la ropa que te pones, que te da más calor de la cuenta o tienes que buscar prendas más ligeras en tiempos en los cuales aún deberías llevar rebeca. Pero esto es lo de menos, pues si miras a tu alrededor observarás que la flora también está experimentando esos cambios acelerando sus procesos. Ya hay plantas que han abierto sus flores y aromas que inundan la primevara pero que huelen en pleno invierno. ¿Te parece raro? 
Casi nos hemos acostumbrado a ello y, la verdad es que nos gusta, porque huele muy agradable y es un placer para la vista ver las plantas en su pleno apogeo. Sin embargo, esto trae sus consecuencias y es que también habrá polen por todas partes. Puede que tu nariz, tus ojos, tu garganta y tu piel lo hayan notado. Se adelanta la primavera y, con ella, las alergias. Estrechamente relacionada con la razón anterior, las vegetación está en flor y la inicia antes de su momento, pero esto no quiere decir que también acabe antes, ¡ni mucho menos! Sencillamente es más larga. Por esto, tendremos más tiempo el polen en nuestro ambiente. La primavera es más larga y, por ende, las alergias también serán más duraderas. Esta es una realidad tan bella, por cuanto que hay flores y belleza en la naturaleza, como desoladora para los alérgicos. La mayoría de las plantas se desarrollan en primavera pero ojo no todas. Hay especies que tienen otros periodos de desarrollo y lo hacen en otros meses del año. Debido a que con el cambio climático la polinización y floración se acelera, sucede que coinciden unas y otras especies, es decir, las que han de florecer en primavera-verano y aquellas que hacen lo propio durante el otoño-invierno. Así se produce una alta concentración de polen pues, en lugar de alternarse, coinciden ambas especies y quien lo sufre es el aire que se llena de polen. Aire que respiramos y que nos repercute a nosotros. Para sufrir las alergias no necesariamente hay que ir al campo, aunque sin duda se intensifican si lo hacemos. Lo que ocurre es que la flora no se encuentra únicamente en mitad del campo, sino por toda la zona aledaña y la existencia de gramíneas junto a las carreteras hace que estas se expandan más allá de su zona, siendo ayudada su expansión por la circulación de los vehículos. Si conduces por zonas de gramíneas y hierbas, ¡extrema las precauciones en caso de ser alérgico! Baja las ventanillas e e incluso te vendrá bien llevar mascarilla aunque estés dentro del vehículo. Porque estas gramíneas quedan en la carrocería de nuestros coches y, con las ventanillas abiertas, se impregna en el interior. Además, el aire removido por la circulación irá arrastrándolas y esparciéndolas en el ambiente. Si únicamente fueran las gramíneas, el mundo sería mejor pero, por desgracia, hay más agentes contaminantes a los que estamos expuestos y que juegan también su papel en el agravamiento de las alergias. Piensa que estamos en un entorno donde respiramos aire cargado de polución: los gases de los vehículos, de las fábricas, etc., a los que encima le sumamos la polinización. Esto supone un auténtico caldo de cultivo para que, en determinadas épocas que cada vez son más duraderas, suframos alergias o padezcamos síntomas incluso quienes no hemos sido diagnosticados como alérgicos anteriormente. Estas son las razones por las cuales se han adelantado las alergias este año. Si tienes síntomas, no dudes en acudir a tu médico para que te mire y te diga cómo puedes sobrellevar mejor tu alergia. Y es que cada vez son más las personas que se declaran alérgicas, en especial cuando llega la primavera o cuando, aún sin serlo, hace temperaturas propias de estos meses. 
Fuente El Blog Verde 
Laura Trigona 
Prensa y difusión