jueves, 29 de enero de 2009

Opción, vacaciones en camping

Por cuestiones económicas o por elegir el contacto directo con la naturaleza, esta temporada miles de turistas disfrutan sus vacaciones en carpa.

En Pezcalandia, somos concientes y lo palpamos en el dia a dia, por ello aqui les contamos un poco sobre los contenidos recibidos, estan buenos. Los camping más concurridos son los del lago Falkner, el de Quila Quina y aquellos ubicados sobre las costas del lago Huechulafquen, San Martín de los Andes. Ya sea por cuestiones económicas o por el gusto de pasar unos días en contacto directo con la naturaleza, miles de turistas decidieron optar esta temporada por los camping de la región para pasar sus vacaciones.
El paisaje ofrece rápidamente carpas de todos los colores, tamaños y características, pasando de la tradicional canadiense con su inconfundible sobretrecho naranja hasta las más modernas igloo y las magníficas estructurales, destinadas a familias con varios integrantes.
Los camping organizados más concurridos de la zona parecen ser el ubicado a la vera del lago Falkner, el de Quila Quina y, luego, aquellos que están sobre la costas del lago Huechulafquen, paraíso de mochileros y amantes de la naturaleza.
Acampe
A esto se suman cada vez con más fuerza las zonas de acampa libre dentro de los Parques Nacionales Lanín y Nahuel Huapi, en pleno camino de los Siete lagos. Se trata de lugares en los que si bien no se tiene ningún tipo de servicio, tampoco se abona importe alguno.
En cuanto a los motivos por los cuales este año los campings se convirtieron en la «vedette» de la temporada, la mayoría coincide en asegurar que tiene que ver con la economía y el gusto por la vida al aire libre.
En una extensa recorrida por distintos campings de la zona, se sucedieron las respuestas confirmando este «furor» por la vida al aire libre.
Historias
Un ejemplo de esta situación la dio Horacio, quien junto a su esposa Carla y su pequeño hijo Román de tan sólo tres años, pasan unos días en una zona de acampe libre ya en territorio del parque Nacional Nahuel Huapi en inmediaciones del lago Pichi Traful.
Para Horacio, la situación económica durante el presente año será más que complicada pero «las vacaciones son las vacaciones». «Así que desistimos del departamento en la costa atlántica y optamos por el camping y para eso qué mejor que la cordillera, donde de día hace calor y de noche se puede descansar dentro de la carpa», dijo.Horacio, como tantos otros, fue uno de los que decidió armar un equipo de camping casero y comprar sólo lo indispensable: carpa, bolsas de dormir y una mesita con bancos. Lo demás elementos provienen de la cocina del hogar.
Algo similar sucede con Carlos y su familia, compuesta por su esposa Ana y cinco chicos de entre 8 y 17 años. Con un plano en la mano, Carlos debatía con su familia a qué camping de la zona asistir. En este caso, la idea era detenerse en un lugar que ofreciera servicios de baño, parrillas y si es posible luz.
Visita
Según indicaron Carlos y Ana, oriundos de Cipolleti, «nos encanta la cordillera, venimos todos los años, pero no queríamos gastar los 300 o 400 pesos que sale una cabaña para nuestra familia; así que optamos por el camping como una nueva experiencia familiar. Veremos cómo nos va». Un caso distinto es el de la joven pareja formada por Hernán y Sol , quienes a bordo de una poderosa camioneta 4x4 sobre la cual llevaban dos kayaks se dirigían hacia Villa La Angostura, después de haber pasado unos días en la zona.
Según dijo Sol, la pareja vive en Capital Federal y son amantes de la naturaleza. «No tener hijos es una ayuda para una salida así. Nosotros vivimos todo el año en un departamento en Recoleta y cuando podemos nos escapamos a disfrutar del aire libre. Esta vez fue Neuquén, el año pasado estuvimos en Chubut.
Nos encanta el camping, las relaciones que se hacen con los vecinos. No es una cuestión de dinero, sino de gusto, de poder escuchar los pájaros, ver el amanecer, nos gusta este tipo de vida y lo hacemos en nuestras vacaciones», finalizó.
Por La mañana de Neuquen