viernes, 8 de enero de 2021

Surubí en el Paraná



Difundimos en Pezcalandia éste apasionante informe, donde el guía lo primero que reveló fue que los paranaenses "casi lloraron de la emoción" cuando soltaron al enorme surubí.
También se refirió a la pesca con devolución. "Está prohibido sacrificar un pez", aseguró.
Dos paranaenses, de apellidos Montero y Luna Bravo, pescaron un gigantesco surubí en las aguas del río Paraná, en la localidad correntina de Yahapé. El guía que los impulsó a la travesía reveló a Elonce TV que "casi lloraron de la emoción cuando lo soltaron" y finalizaron la jornada de pesca con devolución.
"Ellos ya son amigos de la casa, y cuando nos visitaron, tuvieron la suerte de sacar esta gran bestia: un surubí muy muy grande que midió más de 1.60 metros de longitud. Si hasta tuvieron una hora y media de pelea", aseguró a Elonce TV el guía de pesca, Jorge Gergoff, al destacar que "fue una muy linda experiencia".
"El que viene a Yahapé, viene a buscar el trofeo", destacó Gergoff al comentar que "es un paraje pequeño donde uno los mayores atractivos turísticos es la pesca y sobre todo de gigantes".
"Cada vez se hace más difícil encontrar estas bestias, pero en la región todavía quedan estos ejemplares de manguruyúes, dorados y surubíes", destacó.
"Es habitual sacar ejemplares de 50 kilos, pero de estas bestias solo salen entre cinco y diez por año", acotó al respecto.
"Montero y Luna Bravo, casi se largaron a llorar de la emoción cuando lo soltaron y terminaron la pesca", recordó Gergoff al asegurar que la hazaña fue "con una caña para pesca variada".
"Somos vendedores de ilusiones, no solo para compartir la pesca, sino el estar entre amigos, disfrutar del agasajo para que el trofeo, que es el pescado, sea la frutillita del postre", animó y remarcó que "la pesca es un deporte muy apasionante".
"A uno le tiemblan las piernas y después de una hora de pelea, el pescador lo único que pide es poder verlo porque es impresionante. Solo un pescador sabe la pelea que da un bicho de estos", sentenció.
Consultado al guía por el tamaño del ejemplar, éste explicó: "Son grandes reproductores y se trata de cuidarlos, pese a que hay mucha depredación". "Corrientes modificó la veda, porque antes se paraba 45 días, y este año, para la pesca deportiva con devolución rige una veda extraordinaria donde solo se puede pescar y devolver. Está prohibido sacrificar un pez", aseguró.
"No soy ecologista, pero tampoco podemos hacer tanto daño al matar estas bestias que son reproductores; sacar una boga o un pacucito para disfrutarlo sí, pero no para hacer daño al matar a los grandes reproductores porque al turismo le da un rédito económico mayor el tenerlos vivos que sacrificarlos", recomendó al valorar: "La pesca con devolución es pesca para siempre, para que nuestros hijos y nietos tengan la misma posibilidad si todos sumamos un granito de arena con la devolución".

Pezcalandia
Laura Trigona
Prensa & difusión
Fuente El Once